Reflexión en torno a la imagen

En el último trabajo de análisis fotográfico hay infinitos textos que me encantaría no perder nunca…

«Lo que la fotografía reproduce al infinito ha tenido lugar una sola vez: la fotografía repite mecánicamente lo que nunca más podrá repetirse existencialmente. En ella el acontecimiento no se sobrepasa jamás para acceder a otra cosa: la fotografía remite siempre el corpus que necesito al cuerpo que veo, es el particular absoluto, la contingencia soberana, mate y elemental, el tal (tal foto y no la foto), en resumidas cuentas, la touché, la ocasión, el encuentro, lo real en su expresión infatigable» (Barthes, pág. 29). «La cámara lúcida», (1980).

«Mi regla era suficientemente plausible como para intentar nombrar (deberé hacerlo) esos dos elementos cuya copresencia establecía, según parecía, la especie de interés particular que yo tenía por esas fotos. El primero, visiblemente, es una extensión de un campo, que yo percibo bastante familiarmente en función de mi saber, de mi cultura; este campo puede ser más o menos estilizado, más o menos conseguido, según el arte o la suerte del fotógrafo, pero remite siempre a una información clásica: la insurrección, Nicaragua, y todos los signos de una y otra: combatientes pobres, vestidos de civil, calles en ruinas, muertos, dolor, el sol y los pesados ojos indios. Millares de fotos están hechas con este campo, y por estas fotos puedo sentir desde luego una especie de interés general, emocionado a veces, pero cuya emoción es impulsada racionalmente por una cultura moral y política. Lo que yo siento por esas fotos descuella de un afecto mediano, casi de un adiestramiento. No veía, en francés, ninguna palabra que expresase simplemente esta especie de interés humano; pero en latín esa palabra creo que existe: es el studium, que no quiere decir, o por lo me nos no inmediatamente, el estudio, sino la aplicación a una cosa, el gusto por alguien, una suerte de dedicación general, ciertamente afanosa, pero sin agudeza especial. Por medio del studium me intereso por muchas fotografías, ya sea porque las recibo como testimonios políticos, ya sea porque las saboreo como cuadros históricos buenos: pero es culturalmente (esta connotación está presente en el studium) como participo de los rostros, de los aspectos, de los gestos, de los decorados, de las acciones. En segundo elemento viene a dividir (o escandir) el studium. Esta vez no soy yo quien va a buscarlo (del mismo modo que invisto con mi conciencia soberana el campo del studium), es él quien sale de la escena como una flecha y viene a punzarme. En latín existe una palabra para designar esta herida, este pinchazo, esta marca hecha por un instrumento puntiagudo; esta palabra me iría tanto mejor cuanto me remite también a la idea de puntuación y que las fotos de que hablo están en efecto como puntadas, a veces incluso moteadas por estos puntos sensibles; precisamente esas marcas, esas heridas, son puntos. Este segundo elemento que viene a perturbar el studium lo llamaré punctum; pues punctum es también: pinchazo, agujerito, pequeña mancha, pequeño corte, y también casualidad. El punctum de una foto es ese azar que en ella me despunta (pero también me lastima, me punza)» (Barthes, págs. 57-59).1

Me preguntaba sobre las veces que un fotógrafo, capta una imagen especialmente aquellas de situaciones sociales muy dolorosas, y que efecto reivindicativo y activista causan (si la causa) y en que manera uno puede sobrellevar capturar algo y marcharse del lugar con imágenes paradas en el tiempo, en la cámara, en el carrete…pero la vida que aun sigue pasando sobre el lugar que dejas, donde pasa la realidad de aquellos que no pueden parar el tiempo y convertirlo en un recuerdo.

Cuando leí este texto de Barthes, de repente me vino a la mente Sebastião Salgado. Vi un documental que habla sobre él: «La sal de la tierra», que recomiendo enormemente verlo. El texto de Barthes me recordó mucho a una parte del documental donde Sebastião relata lo que vivió cubriendo lo que estaba sucediendo en Ruanda con el enfrentamiento que hubo entre los Hutus y los Tutsis, y como aquello le superó de tal manera que se empezaba a cuestionar su labor como fotógrafo social y su papel como testigo de la condición humana.

«Cuando me fui de ahí, estaba enfermo. Mi cuerpo estaba muy enfermo. No tenía ninguna enfermedad infecciosa pero mi alma estaba enferma.

Cuando me fui de ahí…Ya no creía en nada, en ninguna salvación para la especie humana. No podías sobrevivir a tal cosa. No merecíamos vivir. Nadie merecía vivir. Cuántas veces no bajé mi cámara para llorar ante lo que veía.»

Después de lo que sucedió en Ruanda, decidió parar, y junto algunos acontecimientos en su vida, volvió a la fotografía pero esta vez, queriendo dar un culto a la tierra y a la vida, es cuando nació «Génesis», donde por primera vez, pasó de ser un fotógrafo social, a retratar a la naturaleza, a los animales y a los pueblos indígenas. Una carta de amor de Sebastião Salgado al planeta (Taschen).

Pero a veces pienso sobre de que manera abordamos las imágenes, y termino con una reflexión suya:

«Hemos cambiado la ética por el lucro. Los valores ahora son rentabilidad, liberalismo, productividad… La dinámica informativa es tan acelerada que agota a las sociedades»

Alexander Gardner, Retrato de Lewis Payne antes de su ejecución, 1865

1.Uniendo esta emanación del referente a la que nos referíamos y esta doblepresencia del studium y el punctum, Barthes comenta en La cámara lúcida el retrato del condenado a la horca Lewis Payne, y dice:

«La foto es bella, el muchacho también lo es: esto es el studium. Pero el punctum es: va a morir. Yo leo al mismo tiempo: esto será y esto ha sido; observo horrorizado un futuro anterior en el que lo que se ventila es la muerte» (Barthes, pág. 146).

Fuentes:

Imagen: Alexander Gardner, Retrato de Lewis Payne antes de su ejecución, 1865. Fuente: http://loc.gov/pictures/resource/cwpb.04208/

https://www.eldiario.es/catalunya/Sebastiao-Salgado-Quiero-contribuir-reconocimiento_0_316019466.html

https://www.taschen.com/pages/es/catalogue/photography/all/02613/facts.sebastio_salgado_genesis.htm

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s